Castellano | Euskera

Os damos la bienvenida a la página web de Cáritas Bizkaia. Para cualquier consulta: pinche aquí - 944 020 099

II Informe FOESSA Euskadi

CARITAS EUSKADI da a conocer el «II Informe FOESSA Euskadi» en San Sebastián a través de dos actos en el paraninfo de la facultad de Derecho de San Sebastián contando con la presencia de Guillermo Fernández (Cáritas), y Joseba Zalakainek (SIIS). Se trata de un informe territorial que sale a la luz, dentro del amplio proyecto de investigación puesto en marcha en torno al VIII Informe FOESSA, presentado el pasado 12 de junio en Madrid.

El Informe que relata el momento de incertidumbre en el que nos encontramos, destaca las siguientes ideas:

  • El 85% personas en el País Vasco se encuentra en el espacio de integración social, sin embargo, la exclusión social se encuentra enquistada. El número de personas en exclusión social asciende a 334 mil personas, el 15,2% de la población total. El País Vasco presenta así una de las cifras de exclusión social más bajas del Estado situándose en cuarto lugar.
  • Se observa, sin embargo, un aumento de la exclusión más severa produciéndose en esta última un proceso de acumulación de dificultades en la parte más débil de la sociedad del País Vasco:
    • Unas 360 mil personas aun estando en el espacio de la integración se encuentran en una situación de inseguridad debido a que su colchón de resistencia es débil, y serán las primeras en comenzar a notar los síntomas del proceso de desaceleración de la economía. Este grupo de personas y hogares es proporcionalmente mayor al del conjunto del Estado. Representan el 16,4%.
    • Alrededor de 90 mil personas acumulan tal cantidad de dificultades que constituyen la sociedad expulsada. Son personas preocupadas únicamente en poder sobrevivir en el día a día y a las que probablemente no lleguen los mecanismos de protección o estos no sean suficientes. Es el grupo de ciudadanos y ciudadanas, donde ha tendido a acumularse la exclusión más dura de la sociedad vasca durante el proceso de recuperación económica. El agravamiento de su situación supone un reto para los sistemas públicos de atención y también para las entidades sociales.
  • El País Vasco se encontraría entre el grupo de CC AA más desiguales de España. Por un lado, la población en exclusión social tiende a estar cada vez más alejada del conjunto de la población de la comunidad, y por otro, los niveles de acumulación de dificultad de los hogares son cada vez mayores, lo que redunda aún más en el reto de futuro al que nos enfrentamos.
  • Se han identificado los tres bloques principales de riesgos sociales que afectan con más fuerza en El País Vasco:
    • Vivienda. Ocupa el primer lugar como generador de dificultades en la sociedad. El 22,2% del conjunto de la población estaría afectado por esta dimensión. Pone el foco en dos situaciones de exclusión residencial y para las cuáles no existen mediciones públicas: la situación de vivienda insegura y la situación de vivienda inadecuada.
    • El 55,5% de la población vasca en exclusión social se encuentra afectada por alguno de los indicadores que contempla esta dimensión. Un incremento de casi el 30%. En cinco años el efecto combinado de un mayor índice de envejecimiento y de una mayor tasa de dependencia están siendo determinantes. Hay un porcentaje comparado mayor que en el Estado de personas que teniendo una limitación grave para la realización de las actividades de la vida diaria no reciben ningún tipo de ayuda necesitándola.
    • Empleo. Afecta al 14,5% del conjunto de la población. Algunas cifras sobre la pérdida de capacidad de integración del empleo en el País Vasco:
      • El 11,4% de las personas que trabajan están en exclusión social
      • 48% de los sustentadores principales que están en el espacio de la exclusión social están trabajando. Exclusión social y trabajo son cada vez más compatibles.
      • El 63% de la población opina que el funcionamiento de los servicios públicos de empleo es satisfactorio, datos mejores que en el Estado, aunque se valora que han empeorado en estos cinco años.
  • Una parte ampliamente mayoritaria de la sociedad vasca –el 75,3%– considera que hay que destinar a los Servicios Sociales más dinero público que en la actualidad. De forma similar, el 75,6% de la población optaría por tener las prestaciones y servicios sociales, pagando más impuestos, mientras que el 24,4% sería partidario de menos prestaciones y menos impuestos.
  • En definitiva, en el año 2013 (anterior Informe) se planteaba que se estaba privatizando el vivir social, cinco años después creemos que Vivimos en una sociedad desvinculada, en la que cada vez es más difícil hacernos cargo de los que se quedan atrás, y por ello necesitamos revincularnos, y la construcción de comunidad tendrá un papel esencial”.

 

Para más información:

II Informe FOESSA Euskadi: PDF

Nota de prensa: PDF

Video: YouTube

Escribe un comentario