Noticia20/06/2024

Más allá del derecho a la protección, sentir que alguien te está esperando

  • Nota de prensa conjunta de Caritas Bizkaia y la Compañía de Jesús
  • El programa de Patrocinio Comunitario ‘Auzolana II’ celebra su quinto aniversario y el final de su segunda edición con un acto celebrativo en el marco del Día Internacional de las Personas Refugiadas.
  • La acogida comunitaria, con sus redes y las relaciones de confianza y amistad que se generan, algunas de las claves de éxito del modelo.
  • Para el 2024, 7 familias originarias de Siria van a reasentarse en Euskadi, en la que será la tercera edición del programa.

La familia Almohamed llegó a Tolosa proveniente del Líbano, donde se asentó con su familia en 2022 tras huir de Siria. Desde hace dos años, desde que pisó suelo vasco, Sara le estaba esperando. Formaba parte del grupo local de acogida del programa Auzolana II, la iniciativa vasca de Patrocinio Comunitario, un modelo de acogida pionero en todo el Estado inspirado en el modelo canadiense. Este domingo 23 de junio, la familia Almohamed, Sara, junto al director de Migraciones del Gobierno Vasco, Xabier Legarreta y un centenar de personas más, se reunirán en la Tabakalera de Donostia para conmemorar el Día
Internacional de las Personas Refugiadas.

 

La iniciativa de “Patrocinio Comunitario” permite a comunidades de los tres territorios de la CAE acoger a personas refugiadas que han llegado a través del ACNUR en colaboración con el Gobierno de España y el Gobierno Vasco. Es un modelo de acogida en el que la iniciativa y la responsabilidad se asume de forma conjunta por las Administraciones Públicas, entidades sociales y la sociedad civil, ofreciendo a la ciudadanía la oportunidad de participar directamente en la labor de acompañamiento en su proceso de integración. “He podido comprender y conocer otras culturas y tradiciones, y a su vez, me ha ayudado a relativizar mis problemas y ser más consciente de las realidad sociales”, afirma Blanca, voluntaria en un grupo local de Vitoria-Gasteiz. Un compromiso que va más allá de una labor de voluntariado ya que se generan vínculos estrechos de amistad que ya van a seguir una vez terminado el proyecto.

Así, los grupos locales sirven de punto de referencia y de catalizadores, creando unos vínculos que se multiplican, como en el caso de la familia Almohamed , que a parte de la relación con las personas de su grupo local, ha conocido también mucha gente en Tolosa, en su comunidad vecinal o entre las familias del colegio de sus tres hijas. El Patrocinio Comunitario no sólo permite asegurar el derecho a la protección de las personas refugiadas, va más allá, aportando una seguridad mucho más amplia y profunda como son las redes de apoyo y las relaciones humanas, en definitiva sentir que alguien te espera y te tiene en cuenta.

Este jueves, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas Refugiadas, se cumplen 5 años de la firma del Convenio que dio inicio a este programa piloto que ha constituido uno de los ejes vertebradores del modelo vasco de acogida. En sus dos ediciones ha acogido y acompañado a 56 personas de 11 familias sirias por parte de 60 personas voluntarias, formadas en 10 grupos locales ubicados en Bilbao, Zalla, Arrigorriaga, Portugalete, Tolosa, Donostia y Vitoria Gasteiz, y organizados por Fundación Ellacuría, Caritas Bizkaia, la Asociación Loiolaetxea y ALBOAN.

Actualmente ya se están organizando los próximos grupos de voluntarios y voluntarias que van a acompañar a 7 familias que van a llegar en 2024 a Euskadi, en el marco de la tercera edición del programa. Este próximo 23 de junio damos fin a esta segunda edición del programa poniendo la mirada en las nuevas llegadas de cara a la tercera edición.

*Caritas Bizkaia estará presente en el acto representada por la técnica de migraciones, algunas personas voluntarias del Grupo Local de Patrocinio y la familia siria acogida.