Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Por los derechos de la infancia

En el marco de la celebración, el 20 de noviembre, del Día Internacional de los Derechos de la Infancia, apostamos por seguir visibilizando la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran muchos niños y niñas.

 

 

 

 

 

Las niñas y los niños, no solo son el futuro de nuestra sociedad sino un presente que hay que cuidar y proteger si queremos lograr una sociedad mas justa para todas las personas.

La lucha por conseguir en las diferentes partes del mundo el respeto a los derechos de los niños y niñas no solo es una constante en nuestra labor diaria, sino una necesidad imperiosa para poder romper el círculo de la transmisión generacional de la pobreza que mantiene las situaciones de desigualdad de unas generaciones a otras.

La crisis sanitaria ha privado a los menores en situación social más precaria de parte de sus infancias, de su tiempo de ser niñas y niños. Por eso, desde Caritas se apuesta por que ningún niño ni ninguna niña retroceda no sólo en sus niveles de protección de derechos básicos como alimentación, salud o educación, sino tampoco en niveles afectivos, como la ilusión, el ocio, el cariño o la amistad que proporcionan seguridad y cercanía.

Por eso, en este día tan señalado, queremos poner de relieve los siguientes derechos:

– El Derecho a un ocio y tiempo libre saludable de los niños y niñas, que constituye una fuente de estímulo para su desarrollo afectivo, físico, intelectual y social además de ser un factor de equilibrio y autorrealización.
– El Derecho a participar y ser escuchados, fundamental en los niños y niñas, tengan la edad que tengan, de forma que sean los verdaderos protagonistas de sus vidas.
– Derecho a una educación de calidad e inclusiva: su ausencia es base de las desigualdades y las pobrezas. Urgen respuestas para frenar la desigualdad educativa, punto de partida de la desigualdad de oportunidades entre niños y niñas.
– Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a tener una familia que les quiera. La familia es fuente de SEGURIDAD y AMOR y es clave en la transmisión intergeneracional de la pobreza.
– Desde Cáritas apostamos y acompañamos a las infancias, a los adolescentes y a sus familias en el derecho a ser felices, a encontrarse y sentirse plenos, a tener un bienestar desde lo individual, lo familiar y desde lo comunitario

Además, un día tan señalado como hoy, no podemos dejar de citar, la nueva ley de protección de la infancia aprobada este 2021 en nuestro país. Se trata de una ley que, en líneas generales mejora mucho el marco normativo y de la cual destacamos:

• Refuerza el derecho de los niños a ser escuchados y participar en todos los asuntos que les conciernen. Sitúa el interés superior del menor en el centro y traslada la importancia de determinarlo para cada caso particular.
• La protección de los niños frente a la violencia es otra de las mejoras significativas. Los hijos de víctimas de violencia de género pasan a ser considerados también como víctimas.
• En materia de adopción, se estipulan medidas de contacto con familia de origen.
• Las situaciones de riesgo y desamparo se han regulado y definido de forma mucho más concreta. La pobreza de padres o tutores ya no será la única causa para determinar la situación de desamparo de los niños.
• Potencia la elección del acogimiento familiar frente al residencial como medida preferente cuando un niño o niña necesite protección fuera de su familia de origen, especialmente los más pequeños.
• Regula el funcionamiento de los centros de protección de menores con problemas de conducta.
• Por primera vez, se incluye en nuestra legislación la obligatoriedad de realizar estudios previos que analicen el impacto que cualquier modificación normativa pudiera tener en los niños.
Es un paso importante en materia de protección a la infancia, pero aún nos queda mucho por hacer. Porque la infancia no solo es el futuro, también es un presente tangible que debemos cuidar y proteger

 

 

Escribe un comentario