Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

LOS DERECHOS, LA PANDEMIA Y LAS NIÑAS Y NIÑOS

Una reflexión para el Día Universal de la Infancia, 20 de Noviembre

El tiempo de pandemia y especialmente el de confinamiento, está siendo un tiempo difícil para los derechos de nuestros niños y niñas. Desde el comienzo de la crisis sanitaria han sido muchos los derechos que se han visto afectados de una u otra manera.

Después de ocho meses del inicio de esta situación, muchas han sido las entidades y organizaciones que han puesto de manifiesto que la población infantil ha sido uno de los grupos más invisibilizados y afectados por las medidas tomadas para hacer frente a la crisis sanitaria: cierre de los centros escolares, cierre de parques infantiles, restricciones de movilidad, de juego, de reunión, etc.

Nadie a día de hoy cuestiona derechos como el de la alimentación, la salud, la protección o la educación. Sin embargo, hay “otros derechos” igual de importantes que se han visto afectados y que aún no sabemos las consecuencias futuras que van a tener para esta generación. Niñas y niños que han visto como su derecho al juego, a realizar actividades en entornos saludables saludables y a reunirse con otros semejantes se han visto alterados durante semanas.

El juego y el encuentro con iguales son dos cuestiones básicas para su desarrollo social y emocional. Los juegos fomentan el desarrollo físico e intelectual, promueven su creatividad y los prepara para vivir en sociedad. Las actividades lúdicas aseguran que tengan una infancia saludable a nivel físico y emocional. Por todo eso y por mucho más, todos los niños y niñas deberían jugar, si es posible al aire libre y con otros menores de su edad.

A lo largo de los primeros meses de la pandemia, hemos visto como:
• Los parques infantiles han estado cerrados durante semanas, en algunos municipios de la CAPV durante más de 100 días consecutivos. Estos parques son el principal espacio de nuestros pueblos y ciudades destinado al juego de los más pequeños y pequeñas.
• Los niños y niñas no han podido salir de casa bajo ninguna circunstancia (las personas adultas podíamos salir a hacer la compra, pasear al perro, …) desde el 13 marzo hasta el 26 abril: 42 días en total sin poder desarrollar actividades al aire libre.
• Para el contacto presencial con otros niños y niñas tendrán que esperar aún un poco más, no lo pudieron realizar hasta mediados de mayo, momento en que se puede comenzar a tener encuentros en grupos reducidos de no más de 10 personas. Un total de 58 días sin poder estar con otros niños y niñas.
• En este tiempo de confinamiento también ha tenido aspectos positivos, en muchos hogares se ha podido dedicar más tiempo del habitual a estar juntos. Las familias han hecho un esfuerzo enorme en cuidar la relación, la interacción y el juego y disfrute con sus menores. Y estos, en general, han agradecido este tiempo compartido con sus familias.
• Si a esto le unimos la sobreinformación a la que se han visto expuestos y expuestas y el ambiente de miedo y tensión creado, vemos cómo en muchos casos se les ha arrebatado su derecho a ser niños y niñas, alejándolos de la diversión y la despreocupación propia de su edad.

Afortunadamente la reapertura de los parques infantiles y la vuelta a las aulas este nuevo curso escolar ha ayudado a devolver oportunidades de juego y socialización a los niños y niñas. Es importante tomar consciencia de lo ocurrido para garantizar, entre todos y todas el derecho de  niños y niñas a disfrutar de una infancia feliz.

 

ENLACE A COMUNICADO Confederación Caritas Española

#BizitzaZaintzen

#CuidandoLaVida

 

Monika Martin. Familia Harremanen arloko arduraduna. Caritas Bizkaia

Escribe un comentario