Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Día Mundial de las Personas Refugiadas

Hoy es 20 de junio, Día Mundial de las personas refugiadas, y desde Caritas Bizkaia consideramos que no hay nada que celebrar, pero sí existe una realidad que nos interpela y que queremos visibilizar: la de millones de personas que se ven obligadas a abandonar sus países de origen, es decir, que se encuentran situación de movilidad humana forzosa.

Este año 2021, a su vez, se cumplen dos aniversarios importantes: el 70º aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, y el 60º aniversario de la Convención para reducir los casos de Apatridia, más necesarios que nunca en el contexto actual.

Si bien este año no se ha publicado todavía el informe de Tendencias Globales del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para refugiados), en junio de 2020 ya se hablaba de cifras que superaban los 80 millones de personas en situación de movilidad humana forzosa en todo el mundo, la cifra más alta conocida hasta ahora. Además, no podemos olvidar la pandemia causada por la Covid-19 que ha afectado especialmente a estas personas.

El 14 de marzo de 2020 se declaró el Estado de Alarma en nuestro país, lo que dio lugar a un cambio en nuestra forma de hacer, de vivir, de trabajar, e incluso de sentir… Las personas fuimos confinadas, las fronteras cerradas, los vuelos suspendidos y esta situación, que nos afectó a todas las personas, lo hizo de forma especial a todas las personas migradas y a los solicitantes de protección internacional.

Por un lado, provocó que este año las entradas de las personas migradas a nuestro país descendieran un 28% respecto al año anterior (datos registrados por la OIM) y, en concreto, se produjo una reducción de los flujos migratorios hacia nuestra comunidad autónoma del 75% en comparación con el año anterior.

Por otro lado, si nos centramos en el colectivo de las personas refugiadas, las personas procedentes de Latinoamérica se han visto especialmente afectadas, ya que su única vía de entrada es la vía aérea. Debido a la cancelación de vuelos internacionales que les impedían llegar a nuestro país, han tenido que quedarse en sus países de origen o permanecer en terceros países.

En la mayor parte de los casos, han logrado sobrevivir en condiciones infrahumanas y se han quedado en situación de riesgo de exclusión o extrema vulnerabilidad, por no poder acceder a un país garante del cumplimiento de protocolos de protección necesarios para estas personas.

Como consecuencia, ha habido un 36% menos de solicitudes de protección internacional en nuestro país respecto al año 2019. En Euskadi, las nacionalidades que más han solicitado protección internacional fueron Colombia, Venezuela, Nicaragua y Honduras.

Desde Caritas Bizkaia seguimos atendiendo de forma integral a todas las personas, autóctonas y extranjeras, al amparo de la mirada de derechos, manteniendo viva la encomienda del Papa Francisco de acoger, proteger,  promover e integrar.

Acogemos, protegemos, promovemos e integramos desde los diferentes proyectos de Cáritas, tanto desde las áreas y programas que no son específicos para personas refugiadas (área de familia e infancia, área de acogida integral, área de empleo y economía solidaria, etc.), como desde iniciativas más concretas dirigidas a este colectivo en particular: el Proyecto Goihabe o el proyecto de Patrocinio Comunitario.

A su vez, Caritas Bizkaia participa activamente en iniciativas compartidas con la Diócesis de Bilbao y con otras entidades de iglesia.

Alguna de estas iniciativas con:

  • Los Círculos de Silencio, en los que se denuncian públicamente cada último miércoles de mes las políticas injustas que sufren las personas migradas y refugiadas.
  • Las Comunidades Acogedoras, comunidades vivas que acogen, apoyan y acompañan en este proceso de llegada e integración en nuestros barrios, pueblos y ciudades a las personas en situación de movilidad humana forzosa.

Es importante recordar que desde el área de Cooperación Internacional y Migraciones, se trabaja desde hace años en proyectos en  origen y   tránsito  de personas refugiadas en Líbano y Serbia, acompañando y apoyando a otras Caritas hermanas, y otras entidades comprometidas con la defensa de los derechos de estas personas en lugares donde rige la impunidad y la necesidad.

Y para terminar recordamos las palabras del Papa Francisco que nos insta a abrir nuestros corazones y nuestras casas a las personas que llegan a nuestras comunidades en busca de una vida mejor:

“Cuando se acoge de corazón a la persona diferente, se le permite seguir siendo ella misma, al tiempo que se le da la oportunidad de un nuevo desarrollo. Las culturas diversas, que han gestado su riqueza a lo largo de los siglos, deben ser preservadas para no empobrecer este mundo. Eso sin dejar de estimular para que pueda brotar algo nuevo de sí mismas en el encuentro con otras realidades”(FT134)

 

 

Escribe un comentario