Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

DÍA MUNDIAL DE LA TIERRA. Salud y Naturaleza

Hoy 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Tierra, que en este contexto de pandemia nos invita a ser conscientes de la armonía e interdependencia entre la salud de la Naturaleza y la de las personas.

El brote de coronavirus representa un riesgo enorme para la salud pública y la economía mundial, pero también para la biodiversidad que es la que mantiene la vida en la Tierra, regula el clima, la calidad del aire y del agua, o dificulta la propagación de patógenos.

Este año, el Día de la Tierra coincide con el Súper Año de la Biodiversidad, que plantea el papel de la diversidad biológica como indicador de la salud de la Tierra y su impacto en la salud humana. La variedad de especies animales, vegetales y organismos vivos nos proporcionan alimentos, materias primas, energía, medicinas y otros recursos que forman la base para nuestra salud, bienestar y economía, que a su vez dependen de una biodiversidad y unos ecosistemas saludables.

A pesar de los esfuerzos actuales, la biodiversidad está amenazada en todo el mundo. Se estima que alrededor de un millón de especies animales y vegetales se encuentran actualmente en peligro de extinción. Aproximadamente, un 30% de las poblaciones de peces están sobreexplotadas. Se siguen talando bosques para darles otros usos a las tierras. La industria textil es la que más consume y contamina el agua. El sector alimentario representa actualmente un 30% del consumo energético total del mundo. Para 2025, 2.000 millones de personas podrían vivir en países o regiones con una escasez absoluta de agua. Las comunidades indígenas y rurales, las familias agrícolas, pescadoras y campesinas son las más afectadas y sobre ellas se ejerce una presión cada vez mayor obligándolas a migrar. “La crisis ecológica, junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad, pone en peligro la existencia misma de la especie humana”; con estas palabras, pronunciadas en septiembre de 2015, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el Papa Francisco exhortaba a cuidar la Casa Común.

Con este panorama general y el escenario del coronavirus, la prioridad inmediata es evitar la propagación de COVID-19, pero a largo plazo, es importante abordar la pérdida de hábitat y biodiversidad.

«Cuida la Tierra. No te lo han dado tus padres, te lo han prestado tus hijos». Proverbio amerindio.

Hoy queremos reconocer como defensoras de la Tierra y su biodiversidad a las comunidades indígenas que Cáritas Bizkaia apoya a través de sus proyectos de cooperación, especialmente aquellos que promueven la agricultura familiar campesina en Centroamérica, y Sudamérica. En la Amazonía y Sierra ecuatorianas, 58 organizaciones, lideradas en su mayoría por mujeres, son acompañadas por la Fundación Maquita de comercio justo y cofinanciadas por Gobierno Vasco. Estas organizaciones son garantes de una relación armónica con la Madre Tierra, protectoras de la biodiversidad, ya que viven en las áreas silvestres más grandes y con mayor biodiversidad del mundo,  como es la Amazonía. La mujer es considerada en la cultura Kichwa como la protectora de la diversidad genética de los territorios por su sabiduría y transmisión ancestral del cuidado de la tierra a través de la “Chakra” (huerta familiar ecológica), que aporta elementos nutricionales, espirituales, medicinales y ornamentales que sostienen las necesidades básicas de sus familias.  Estas organizaciones, comercializan los excedentes de la Chakra a través de cadenas de comercio justo. Al ser huertas ecológicas, se utiliza y preserva la biodiversidad como aliada para desarrollar nuevas variedades de semillas y productos. De esta manera, se mejora la calidad en la nutrición de la familia y se frenan plagas que puedan enfermar o contaminar la tierra y sus recursos. Mediante procesos de capacitación y organización, ellas lideran acciones de incidencia en los gobiernos locales para que sus propuestas sean reconocidas y prosperen como modelos alternativos de una economía al cuidado de las personas y la tierra. Mediante ferias locales, nacionales e internacionales, dan a conocer sus productos, favoreciendo la comunicación y el conocimiento entre la población productora y consumidora.

Según el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon “los precios mundiales de los alimentos han vuelto a alcanzar niveles altos sin precedentes. No tiene objeto ayudar a los países menos adelantados a cultivar alimentos básicos, producir manufacturas si no pueden comerciar equitativamente en el mercado mundial.”

Colaborar con comunidades indígenas, pequeñas empresas familiares o cooperativas agrícolas, pesqueras y silvicultoras que dependen de la biodiversidad e influyen directamente en ésta es una de las prioridades de Cáritas Bizkaia, al igual que sensibilizar a nuestra sociedad de la necesidad de modificar nuestros hábitos cotidianos hacia aquellos que favorezcan el manejo integral de la tierra, el agua y los recursos vivos, su conservación y uso sostenible de forma justa y equitativa. Consumir más legumbres, vegetales y frutas frescas de temporada en lugar de productos procesados y con exceso de envase que favorecen la contaminación del medio ambiente y la pérdida de biodiversidad, consumir en pequeños comercios locales y de barrio o promover alternativas de comercio justo y de economía social y solidaria son entre otras, acciones personales y comunitarias para celebrar el Día de la Tierra.

Foto: Fundacion Maquita. 2020. Cantón Tena, Napo. Ecuador.

 

Escribe un comentario