Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Día Internacional de las personas Migrantes

En Caritas Bizkaia, como cada año por estas fechas, queremos conmemorar el Día internacional de las personas migrantes, mientras ponemos fin a un año en el que las personas que huyen de sus países por diferentes motivos (económicos, climatológicos, conflictos armados, persecución por razón de orientación sexual, género, raza, identidad religiosa, etc.) han aumentado respecto al año anterior tras la flexibilización de las medidas fronterizas causadas por la pandemia.

Desde el pasado mes de noviembre, estamos siendo testigos, una vez más, de las condiciones infrahumanas en las que sobreviven miles de personas migrantes y refugiadas en la frontera bielorrusa con Polonia. Se están convirtiendo en moneda de cambio para intereses políticos tal y como ocurrió con los jóvenes y menores procedentes de África y Oriente Medio en la frontera sur de España el pasado mes de mayo.

La instrumentalización de las personas migrantes y la vulneración de los derechos que sufren intentando llegar a Europa se materializa en la muerte innecesaria de miles de personas que cada año fallecen a las puertas de nuestras fronteras.

Buen ejemplo de ello es lo que está sucediendo en Euskadi, donde hemos vivido de cerca esta tragedia, ya que siete personas han fallecido ahogadas en el río Bidasoa a lo largo de este año 2021, mientras intentaban cruzar la frontera vasco-francesa para poder cumplir su sueño de vivir en otros países Europa, la tierra prometida.

Muertes innecesarias, muertes dolorosas y trágicas. Muertes que nos recuerdan, de forma flagrante, la existencia de leyes injustas que conllevan a la pérdida de vidas humanas irrecuperables.

A lo largo del año 2021, y según datos de la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), casi 2.000 personas han fallecido en la gran fosa común en la que se ha convertido el Mar Mediterráneo, una de las fronteras más mortíferas y peligrosas del mundo.

Por esta situación de vulneración de los derechos de las personas migrantes, desde el año 2016, Cáritas Bizkaia participa cada último miércoles de mes en los Círculos de Silencio que tienen lugar en diferentes localidades del territorio histórico, denunciando estas políticas injustas, acogiendo a las personas que llegan de otros países y acompañándolas desde una clave de derechos.

A su vez, somos muy conscientes de la necesidad de continuar trabajando para construir conjuntamente “Comunidades Acogedoras”, donde las personas que llegan a nuestros barrios sean reconocidas como iguales, como hermanas a las que damos la bienvenida a su hogar.

Esta parte es, sin duda, la más difícil de llevar a cabo puesto que a menudo tendemos a dejarnos llevar por prejuicios y estereotipos hacia quienes vienen de otros lugares. El hecho de compartir espacios con personas de orígenes, culturas, religiones o rasgos fenotípicos diferentes nos genera cierto rechazo. Todos estos aspectos, unidos a la existencia de falsos rumores que se extienden rápidamente, nos generan desasosiego, miedo y malestar, y son los elementos más perjudiciales para la creación y el mantenimiento de una buena convivencia en nuestros barrios y pueblos.

El Papa Francisco, a través de su encíclica Fratelli Tutti, ya nos mostraba una realidad tan necesaria en la actualidad:

“La llegada de personas diferentes, que proceden de un contexto vital y cultural distinto, se convierte en un don, porque «las historias de los migrantes también son historias de encuentro entre personas y entre culturas: para las comunidades y las sociedades a las que llegan son una oportunidad de enriquecimiento y de desarrollo humano integral de todos». Por esto «pido especialmente a los jóvenes que no caigan en las redes de quienes quieren enfrentarlos a otros jóvenes que llegan a sus países, haciéndolos ver como seres peligrosos y como si no tuvieran la misma inalienable dignidad de todo ser humano”.

En una sociedad donde se promueve el rechazo e incluso el odio desde algunos partidos políticos, el mensaje del Papa Francisco nos recuerda la importancia de tener presente que “Existe la gratuidad. Es la capacidad de hacer algunas cosas porque sí, porque son buenas en sí mismas, sin esperar ningún resultado exitoso, sin esperar inmediatamente algo a cambio. Esto permite acoger al extranjero, aunque de momento no traiga un beneficio tangible”.

De este modo, un día como hoy, 18 de diciembre de 2021, Día Internacional de las Personas Migrantes os instamos, como comunidad cristiana comprometida que somos, a poner en práctica esa gratuidad, a hacer cosas buenas “porque sí”; solo así construiremos comunidades fraternas y barrios y pueblos unidos, diversos y enriquecidos.

 

Enlace a la grabación de la charla ‘Lo que esconde el sosiego’

Escribe un comentario