Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Día Internacional de la Paz. Una invitación a reflexionar

Hoy, 21 de septiembre, es el Día Internacional de la Paz. Así lo estableció  la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1981. Y dos décadas más tarde, en 2001, decidió por unanimidad designar este día “Jornada de no violencia y alto el fuego”.

Por lo tanto, es importante reflexionar, en esta fecha señalada, sobre la importancia de vivir en paz y recordar que en muchos países del mundo esa paz es todavía una utopía. Debemos aprender a gestionar  de un modo positivo los conflictos, entendiendo que estos forman parte de la vida y son inherentes al ser humano y a la propia socialización.

Los conflictos también pueden ser oportunidades para construir y transformar las situaciones, deconstruir aquellas que no nos gustan y  generar nuevos escenarios que produzcan bienestar en nuestro día a día. Sin embargo, cuando los conflictos no se gestionan de un modo adecuado, se produce una escalada cuya resolución se vuelve cada vez más complicada. Entonces, ese ansiado estado de paz, en el que la interacción de los seres humanos se vuelve más gratificante y productiva, se torna imposible.

En una fecha como hoy es preciso rememorar que en el mundo numerosos conflictos bélicos activos, de los cuales muchos de ellos tienen una larga duración y un pronóstico de resolución complicado. ( Mapa conflictos: https://escolapau.uab.cat/).La guerra en Siria, por ejemplo, comenzó en 2011 y ha causado la muerte de más de 400.000 personas y el desplazamiento forzoso de más de cinco millones de ciudadanas y ciudadanos que han tenido que huir de su país.

Existen, también, otros conflictos que no aparecen con la misma intensidad en los medios de comunicación, como el de Sudán del Sur o el de la República Centroafricana, y otros denominados “conflictos olvidados”, como el de Malí, República Democrática del Congo o Somalia, por poner algunos ejemplos. En estos casos, además del clima de violencia, se van generando espacios de pobreza extrema, hambruna y brotes de enfermedades que afectan a esas poblaciones especialmente castigadas.

Países como Honduras, México, Colombia o Venezuela también se encuentran en un momento de inestabilidad política, con un alto índice de violencia en sus calles, que provoca el desplazamiento forzoso de su población.

Con frecuencia escuchamos en la calle que las personas extranjeras deberían regresar a sus países de origen, sobre todo cuando consideramos que la situación de las sociedades de acogida se resiente por las crisis económicas que se producen de forma cíclica. Olvidamos, sin embargo, que muchas de estas personas no tienen un país en paz al que regresar, sin riesgo para sus vidas o las de sus familias.

Deberíamos comprender que, en ese camino de huida de la guerra, del dolor, del miedo o de la pobreza, esas personas “heridas” buscan con esperanza un destino en el que recomenzar sus vidas.

Podemos celebrar la Paz acogiendo a los hermanos y hermanas que llegan huyendo de esas guerras y construyendo comunidades acogedoras, libres de prejuicios y miedos y ricas en tolerancia, respeto y fraternidad.

#bizitzazaintzen #cuidandolavida

Escribe un comentario