Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Día Global de Acciones por el Clima

Hoy 25 de septiembre se celebra el “Día Global de Acciones por el Clima” y Cáritas Bizkaia se une a la defensa del cuidado del planeta y de las personas que habitan en él. En los últimos meses, el mundo ha experimentado un cambio sin precedentes. La pandemia de la COVID-19 ha hecho tambalear los cimientos de nuestro sistema. Se han evidenciado las debilidades y contradicciones de una economía que se encuentra al límite del colapso; de un sistema que precariza los servicios públicos y crea grandes desigualdades; que infravalora e invisibiliza los trabajos de cuidados necesarios para la vida; que explota el territorio y las personas e incrementa la vulnerabilidad en todo el mundo. Necesitamos abandonar un sistema que descarta a las personas y destruye el planeta, y caminar hacia la justicia social y climática para poner en el centro los colectivos más vulnerables y garantizar el derecho a una vida digna de todas las personas.

El Papa Francisco en su Encíclica Laudato Sí nos invita reiteradamente a cuidar de la creación, de toda criatura. Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades.

Ante la emergencia climática, este año el movimiento global de acciones por el clima nos invita a que transformemos uno de los ejes estructurales de nuestro sistema: el trabajo, que hoy está estrechamente asociado a la precariedad, la desigualdad y la destrucción del territorio, y se sitúa de espaldas a la vida. Desde Cáritas Bizkaia apostamos por el trabajo decente, medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Mediante el trabajo construimos la vida social y política. Si falta el trabajo, la dignidad humana está herida. Es imprescindible una redistribución del trabajo que garantice puestos de trabajo compatibles con una vida digna para todas las personas, además de un consumo responsable ético y consciente de materiales y energía.

Los cuidados para el sostenimiento de la vida es otro elemento central de un nuevo modelo de trabajo. Construyamos modelos basados en la cooperación, la solidaridad local y global, y la interdependencia, como las redes de apoyo mutuo vecinales, comunitarias o internacionales, que han sido esenciales para muchas personas durante la pandemia.

Te invitamos a poner la mirada en las personas en situación de mayor vulnerabilidad, pobreza y exclusión aquí y en todo el mundo. Es momento de impulsar la transformación hacia un modelo sostenible para la vida de las personas y el planeta sin dejar a nadie atrás.

El clima es un bien común, de todas y para todas las personas.

 

Escribe un comentario