Castellano | Euskera

Para contactar con CÁRITAS escribe a caritasbi@caritasbi.org o llama al 94 402 00 99

Campaña personas sin hogar ¡Digamos basta. Nadie sin hogar!

Bajo el lema “¿Sin salida? Perdidos en un sistema de protección social que no protege” celebramos el próximo 31 de octubre el Día de las Personas sin Hogar.

La Campaña Nadie Sin Hogar se enfrenta este año al reto de lanzar su mensaje en un contexto social mucho más frágil y deteriorado. No podemos obviar el gran impacto que ha supuesto la irrupción de la COVID19, en especial en las vidas de las personas más vulnerables y excluidas. Los factores de exclusión social y residencial previos a la pandemia, lejos de corregirse, se han multiplicado, y se encarnan con mayor intensidad en la vida de las personas que carecen de un hogar donde poder refugiarse, cuidarse y recuperarse.

Los sistemas de cuidado y protección actuales no están siendo ni los suficientes ni los adecuados para proteger a las personas más vulnerables. Con la Campaña queremos remarcar la importancia del derecho humano a la protección social, y sensibilizar y concienciar sobre la importancia de que se ofrezcan e implementen respuestas adecuadas y adaptadas sobre todo a las personas en situación de exclusión social y/o residencial. Queremos además reclamar un sistema de protección social pleno para todas las personas.

ALGUNAS PROPUESTAS PARA UN SISTEMA DE PROTECCIÓN SOCIAL ADECUADO Y ACCESIBLE

El derecho a la protección social ha sido reconocido por las Naciones Unidas como un derecho humano en sus artículos 22 y 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948. También podemos encontrar referencias al Derecho a la protección social en nuestra Constitución. Pero esto quedará en una simple declaración de intenciones si no se concreta en el desarrollo e implementación de políticas públicas que desde un enfoque de acceso a los Derechos Humanos prioricen a las personas más vulnerables. Esto se debe hacer real por medio de:

  • Facilitar el acceso al derecho a la protección social (en los procesos administrativos, en los plazos, en la flexibilidad, en los espacios, etc.)
  • Garantizar el ejercicio del derecho a la protección social (a través del desarrollo y adaptación de sistemas de prevención, protección y seguimiento desde los servicios sociales, y con herramientas como el acompañamiento social, etc.)
  • Garantizar el acceso y disfrute del derecho a la justicia en los casos de vulneración de sus derechos (este aspecto es muy relevante, dado que en las reclamaciones previas no hay derecho a la asistencia letrada y esto supone un grave problema y puede dejar muy desprotegidas a las personas)
  • Desarrollar medidas de carácter preventivo, y no meramente asistenciales
  • Incluir medidas de acompañamiento social a corto, medio y largo plazo para que sea una verdadera herramienta de cambio y mejora de la vida de las personas
  • Generar y facilitar la participación de las personas vulnerables en el diseño de las políticas públicas que desarrollan sus derechos humanos

¿QUÉ PUEDO HACER YO?

A título personal podemos comprometernos y contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas en situación de exclusión o sin hogar. Podemos intentar ponernos en el lugar del otro, preguntarnos por la realidad que están viviendo las personas más vulnerables: ¿Me paro a pensar, a sentir cómo les está afectando esta situación a ellas? Además, puedo interesarme, desde el respeto y la cercanía, por las situaciones vulnerabilidad de personas cercanas, familiares, vecinas, etc., participar en la comunidad a través de mi parroquia o de asociaciones del barrio, prestar mi ayuda y acompañamiento para facilitar algunos trámites a personas que lo necesiten, etc.

También podemos unirnos y movilizarnos para visibilizar y acompañar las situaciones de exclusión y sin hogar y denunciar la vulneración de derechos. Para ello, os invitamos a participar en la acción de calle que tendrá lugar el jueves 28 de octubre a las 11:00 de la mañana en la plaza Moyua.

 

Escribe un comentario